Es muy común escuchar esta pregunta en todos los ámbitos sociales; cuestionante que deriva en gran medida del desconocimiento y falta en la aplicación de las principales leyes en nuestro país y que lejos de considerarse un mero trámite deben verse como un paso muy importante en la consolidación de nuestra marca o producto.

 

Ello sería irrelevante y sin sentido comentarlo de no ser por la trascendencia que tiene para cualquiera de nosotros, en primer lugar como consumidores y luego como emprendedores o empresarios que entramos en el ciclo del uso, desarrollo y protección de esas marcas que tanto nos gustan y que nos conectan con lo que consumimos. Marcas que hacen la diferencia y que son la que dan a conocer nuestros productos y pueden hacer exitoso nuestro negocio. Las marcas y patentes nos permiten competir y generar ventajas, traduciéndose generalmente en éxito en el mercado.

 

Entender esto, nos puede generar más preguntas: ¿Proteger o no mi marca o patente?  ¿Qué consecuencias o beneficios pueden haber para nuestro negocio y su éxito de hacerlo o no hacerlo?  ¿Estoy frente a un mero trámite o ante una decisión que representará una diferencia importante conforme pasa el tiempo y madura mi negocio? ¿Cómo me puedo defender ante un tercero malintencionado?

 

Pues bien, las marcas y patentes se registran y no puede ser considerado un mero trámite “de alta” sino como todo un proceso de evaluación comparativa. Este proceso lo realiza la oficina del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), aquí el instituto revisa la marca a registrar y hace un estudio entre productos, servicios y su parecido con otras marcas existentes y solicitudes en trámite en México, para determinar su registro o rechazo. Este proceso tiene una duración aproximada de entre 6 y 10 meses.

En el caso de las patentes es un procedimiento más largo (45 meses o más para su otorgamiento), pues implica un proceso más complicado ya que la evaluación comparativa que debe realizar la oficina de patentes es contra las solicitudes y patentes registradas no sólo en México sino de todo el mundo y se deben cumplir 3 requisitos básicos: Actividad Inventiva, Novedad y Aplicación Industrial. Si bien es cierto que cada día es más difícil inventar algo nuevo, pero también es cierto que los miles de patentes que se registran día con día en todo el mundo representan los avances y mejoras a muchos productos, maquinarias, nuevas tecnologías o procesos más rentables.

 

Las ventajas de registrar una marca o patente aun cuando con lleva el tiempo y procesos antes mencionado siempre serán mayores que no hacerlo.

 

Autor

Lic. José Luis Sánchez

Director

INGENIA

Share on FacebookTweet about this on Twitter